¡Me gusta éste tiempo!


¡Y se nos vino el 2012 nomás!

Me gusta escuchar y leer a la gente en éste tiempo porque todo lo que encuentro son palabras como: que se cumplan tus sueños, que se renuevan las oportunidades, que la vida felizmente te sorprenda, que tengas un gran año, etc. ¡Me encantan éstos anhelos llenos de bendición para éste año que recién estamos caminando!

Pero sólo pido algo para todos: que éstos deseos tan bellos no se apaguen a medida que vayamos transitando el sendero, que los llevemos con y en nosotros en cada paso, que siempre esté encendida esa antorcha de la Esperanza.

Y que éstos deseos no sean simplemente deseos, sino que sean metas en sí mismas:

Si quieres paz: ¡constrúyela! 
Si quieres que tus sueños se cumplan: ¡vé por ellos!
Si quieres que la vida te sorprenda: ¡sorprendéla vos a ella!
Si quieres tener las cosas claras: ¡recibe la Eucaristía, reza el Rosario, ora!
Si quieres no abandonar la marcha: ¡descansa en tus hermanos!
Si quieres conquistar nuevos horizontes: ¡siempre ve por más!
Si quieres ser fuerte: cuando vengan los problemas ¡acuérdate de la Esperanza, levántate y lucha!
Si quieres nuevas oportunidades: ¡no te asustes, ten Fe, avanza y aprovéchalas!
Si quieres ser feliz: ¡AMA y déjate AMAR!

"Porque yo conozco muy bien los planes que tengo proyectados sobre ustedes: son planes de prosperidad y no de desgracia, para asegurarles un porvenir y una esperanza. Entonces, cuando ustedes me invoquen y vengan a suplicarme, yo los escucharé; cuando me busquen, me encontrarán, porque me buscarán de todo corazón, y yo me dejaré encontrar por ustedes." 
Jer 29, 11-14 

Comentarios