Nadie está de más

"Con amor eterno te he amado" Jer 31,3

Hace unos días me topé con ésta frase: "nunca falta alguien que sobra". Ya la conocía, pero tal vez antes no le había prestado atención. Sé que tiene un gran grado de ironía invitando tal vez a la risa cómplice para cuando "alguien llega sin ser invitado".

Pero prefiero que éstas "frases hechas" no pasen por mi corazón como si tuviesen veracidad, simplemente acostumbrándome a ellas y recibiéndolas con una sonrisa.

Nadie sobra. Nadie en éste mundo vino por error o casualidad. Aunque tus padres "no te tenían entre sus planes", aunque no hayas tenido la mejor vivencia de familia desde tus primeros años, aunque tal vez ni siquiera los conozcas, aunque tengas muchas heridas. Ten por seguro que no "estás de más". No necesitás que nadie te invite, porque ya lo fuiste y sos invitado por Dios a dejar de ser espectador de la historia de Salvación. Y vamos por más, en vez de "invitación" podríamos referirnos a "llamado", éste es tu primer llamado: el llamado a la Vida y Vida en Él.

Estás, porque sí hay Alguien que siempre te tuvo entre Sus planes y seguís siendo el protagonista de Sus proyectos. Porque si te fijás, no encontrarás a nadie que sea igual a vos en cualquier detalle como en los ojos, en la voz, en la estatura, en los gustos y más. 

Nadie es igual a vos pero sin embargo sos semejante a Tu Creador como toda obra refleja siempre el amor de Su Artesano.

Él te soñó y se enamoró de vos tanto que sopló vida, soplo que hoy te sigue dando Su Vida. 
Soplo que te envuelve y te invita cada día a descubrirlo como milagro que es, como milagro que sos. 

Ahora quiero retirar todos los "no", los "nadie" y quiero sólo proclamar lo que en alegría y verdad SÍ sos:

¡Sos un 
Sueño de Dios 
hecho realidad 
que late!



Comentarios