Disfrutando al andar


Son varias las veces en las que voy o vengo del trabajo caminando. Me encanta caminar por todo el Bien que le hace a mi corazón y en sí, a mi peregrinar de la Vida. Ya sabes, despeja la mente, ayuda a cuidar la salud física y ah! ése aire que renueva el respirar...

Y el paisaje que uno recorre es la vida en sí, depende el horario se ve a la gente con más ánimo en su andar, o nerviosa en la estación de servicio,  corriendo porque llega tarde a algún lado o con el cansancio del trajín del día. Y a veces el aire no es del todo puro, es común toparse con el humo de ciertos vehículos que nos envuelven en una nube.

También el sonido es distinto, podría asegurar que cada horario tiene su propia sinfonía. A veces es concierto de pájaros, otras motores yendo y viniendo y por la noche todo se va acallando para solo escuchar los ecos del día vivido.

Me di cuenta de un detalle: hay veces que en vez de caminar practicamente corro ya sea por el tiempo justo o por dejarme llevar por la celeridad del mundo. Y sin embargo, reloj en mano descubrí que tardo más cuánto más intento acelerar el paso, y todo lo contrario sucede cuando voy con paso firme sí, pero despacio aunque dando pasos grandes. Éste paso más lento también me regala la oportunidad de disfrutar del camino. Del detalle de los rostros o miradas, de la mamá con el niño, de los pájaros o de aquella sombra que me refresca en días de mucho calor.

Así que intentaré, ir más lento pero pisando fuerte, sabiendo que estaré dando grandes pasos porque estaré disfrutando del paisaje que el día me quiera regalar...



Comentarios

  1. Después de un día tan oscuro donde comienza poco a poco a debatirse en Argentina que VIDA tiene mas o menos valor.. creo que estas palabras y este vídeo me regalan un poco de Paz. Gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por compartir tu encuentro!