¡Amistad!


"Un amigo fiel es un refugio seguro: el que lo encuentra, ha encontrado un tesoro" Ecli. 6, 14

A medida que uno va creciendo, las huellas de lo vivido y la sorpresa de lo nuevo van alimentando la mirada del corazón. Pienso cuánto han cambiado mis paradigmas, mis ideas. Cómo la vida me fue llenando de Vida, y fue enseñando el tesoro de la amistad. Antes, consideraba que los amigos podrían ser sólo uno o dos... Hoy puedo asegurar con fe, que gracias a Dios no es así. Y cuando pensaba que ya mucho Dios me había regalado, me sorprendió una vez más con un torrente de nuevos amigos, todos tan parecidos y a su vez cada uno con sus cualidades especiales y bellas. Verdaderas amistades fundadas en la oración, que se unen y santifican en cada Eucaristía, que crecen y ven lo bueno de las redes sociales y todo de las nuevas tecnologías como puentes que dan pie al ida y vuelta de corazones. Hasta los kilómetros pierden fuerza, porque nuestra amistad fundada en Cristo se une en el Espíritu. Claro, no son pocas las oportunidades donde nos reunimos en un gran y cálido abrazo, entre mates y canciones bajo un Cielo azul.
La amistad es un don tan maravilloso que no existen palabras para definirla, sólo latidos que abrazan vidas. Y mi vida es más bella con la presencia de mis amigos. Mi vida se levanta para luchar, mi vida encuentra refugio donde descansar, donde soñar, donde tomar fuerzas para la próxima aventura...
Sé que sin ellos no sería la misma, porque son bendiciones para cada rincón de mi vida, para cada paso y en ellos encuentro mi Vida, me lleno de Vida, en ellos encuentro el Cielo...

Amigos, los amo y bendigo en nuestro Gran Amigo... Él creó la Amistad, vivámosla siempre en Su Corazón!


Comentarios