Si antes...


Y es así que el joven me preguntaba si aquello me lo habían regalado. No, le dije. A ésto me lo compré yo. 

Pero les comparto que en realidad, éste sencillo diálogo quedó repiqueteando en mi. Acaso, ¿no todo lo que tengo es regalo?. 
Es verdad, me lo había comprado con mi sueldo, pero aún así... no seguía siendo regalo?.

No puedo ir a trabajar si antes no despierto, si antes no camino, si antes alguien no me sostuvo en mis primeros pasos, si antes no desayuno, si antes no salgo de casa, si antes no me abrigo, si antes no estudié, si antes alguien no me ofreció trabajo, si antes alguien no confió en mi, si antes alguien no me enseñó las calles, si antes alguien no me eligió, si antes alguien no me compartió sobre ser agradecido, si antes alguien no me tuvo paciencia, si antes alguien no me perdonó, si antes alguien no me escuchó, si antes alguien no me presentó el paisaje de la esperanza, si antes alguien no me invitó a rezar, si antes alguien no me extendió su mano para levantarme en el dolor, si antes alguien no me habló sobre la dignidad, si antes alguien no me invitó a crecer, si antes alguien no me sacó de la comodidad, si antes alguien no me enseñó a luchar, creer y soñar...

¡¿Cuántos "antes" eh?! 
Y el más importante de todos:  
¡si antes Alguien no me amó!


¡TODO ES REGALO!

Comentarios

  1. Gracias Lucecita! Por se reflejo de Su Luz!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por hacerme recordar los dones recibidos... :-)

    ResponderEliminar
  3. gracias por hacerme recordar todas las personas que algun dia me sostuvieron!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por compartir tu encuentro!