Lápiz de Dios

Queridos amigos, ésta vez vengo a uds. junto con una de las bellas frases de la Madre Teresa: "Soy sólo un lápiz en las Manos de Dios". Y amén a éste sencillo, claro y profundo pensamiento que el Espíritu sopló en ella.



Somos lápices en las manos de Dios. Él mueve el lápiz hacia los espacios dónde quiere llevar Vida.
A veces continua cuando parece que es un "punto y aparte". Él nunca deja de obrar.

No se guía por los renglones, sólo tiene como guía el Bien. Tampoco márgenes, no pone fronteras al Amor.
Tiene toda la creatividad del enamorado eterno; le encanta no sólo dibujar sino también pintar con todos los colores.

Y si eres dócil a sus inspiraciones, puedes ser instrumento con trazos fuertes y grandes.

Le gusta mucho jugar con vos y dibujar la belleza del mundo, para que el hombre se descubra amado.

Ama los detalles, por ello es que a veces te hace notar lo pequeño que en realidad es grande, como todo lo que viene de Él.

También a veces nos equivocamos en los trazos, y es por ello que somos lápices, para que el Dios que hace nuevas todas las cosas, pueda ayudarnos a crecer y cambiar aquello para dibujar el milagro.

Y aquí es donde descubro que no sólo somos lápices para Dios, sino que Él nos elige con un fibrón indeleble que nada puede borrar. Sí, Él no se equivoca. Él te elige una y otra vez. Confía en los milagros que puede dibujar al mundo a través de vos: ¡Su lápiz preferido!

Comentarios

  1. Qué palabras tan sabias!!! Todos somos un color que Jesús toma en cada momento para pintar una parte importante de la vida. Todos los colores son necesarios para armar la gran obra de Dios!!! TE QUIEROOO!!!

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Y yo te quiero a vos!! Gracias por tu amistad coloridaaa!!!

    ResponderEliminar
  3. Un Dios tan grande al que le gustan cosas tan pequeñas...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por compartir tu encuentro!