Saberse Amado


Queridos todos:
En una tarde lluviosa, con un rico mate yendo y viniendo comenzamos a leer. Él es un joven llamado Jesús (detalle de Dios su nombre? ja claro que sí!). El texto que nos reunía era un mensaje del amigo Beato Juan Pablo II a los jóvenes, un tesoro como otros tantos que es siempre nuevo, que refresca, que da Vida.
Jesús comenzó a leer y yo a adentrarme en el silencio con la atenta escucha. Pero ciertamente, desde el principio  ya nos estacionamos, parecía que nos deteníamos pero sin embargo avanzábamos.
Nos llamó la atención y colmó nuestro corazón el detalle del comienzo: "Queridos jóvenes". Ni bien Jesús pronunció éstas palabras le pedí que frenara su lectura y a continuación él se sumó a mi sonreír espontáneo. "Ya aquí con éstas palabras me quedo y lleno" le dije, a lo que él me respondió: "viste? nos quieren luz, nos quieren!"
Ay qué bello es saberse amado, que nos lo hagan saber en detalles tal vez muchas veces pasados por alto. Pero cómo llegan más lejos las palabras que vienen de quién nos ama, el viaje llega a lo profundo del corazón, en la inmensidad del alma. Bella travesía.
Después de éste oasis inicial, descubrimos que en varias oportunidades de la misma carta se encontraba éste "detalle". Es así que el Amor fue el que comenzó, sostuvo y dio y da Vida al mensaje resonando tan fuerte como hace unos años al compás de "El Amor no pasará jamás" Cor 13


¿Viste? 
¡¡¡Nos quieren, nos quieren!!!

Comentarios

  1. ..me amo y se entregó por mi!! mi nombre lo lleva en la palma de su mano!! iiuupppiiii!!!!.
    Marianela.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por compartir tu encuentro!