El camino de la indiferencia y el camino del Amor


Volvia por el mismo camino de siempre, todo parecia igual, gente yendo y viniendo, autos apurados por llegar a casa, algunos negocios preparándose para cerrar, personas corriendo a comprar la comida...

Al pasar por una casa, siempre me asombraba lo mismo: allí viven dos hombres, hombres que no trabajan, la suciedad los rodea, no tienen muebles, no sonríen, el mundo se mueve, mientras ellos están ahi...
Particularmente, lo que me asombra no es cómo viven, sino el otro camino...Sí, cuando uno pasa por el frente de su casa,tiene dos senderos: uno el construido tal vez desde que se hizo la casa y otra construida por la indiferencia sobre el pasto...sí, así es, un camino perfectamente hecho por cada vez que elegimos no ver a Jesús en el pobre, en el abandonado, en el que más necesita.
Pero hoy sucedió algo distinto...ya cuando habia pasado por su casa, habia uno de ellos recostado en el tapial...escuche un ¿hola, ¡cómo anda?! con mucho énfasis y alegria...me llamó la atención y me di vuelta...Vi que era la chica que hacia unos segundos habia visto que salia de un supermercado...se le acercó y le dió las dos bolsas con alimentos que habia comprado...! ahí me di cuenta que ellos no estaban "abandonados por el mundo" y de que estaba viendo a Jesús dándose...a mi.


Comentarios

  1. es que...a veces buscamos a Jesús en el cielo ( mirando hacia arriba) y El está a nuestro lado...en la gente, en nuestro hermano. Busquemoslo alli! (Patricia)

    ResponderEliminar
  2. Amén Patricia!!! Gracias por ser Jesús!!! Dios te bendice

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por compartir tu encuentro!